Sample Text

domingo, 23 de mayo de 2010

PARTICIPAMOS DE SU NATURALEZA


Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. (2 Ped. 1: 4.)

Cada promesa que se encuentra en el libro de Dios nos alienta indicándonos que podemos ser participantes de la naturaleza divina. Tal es la posibilidad: confiar en Dios, creer en su Palabra, hacer sus obras; todo esto podemos hacerlo cuando nos aferramos a la divinidad de Cristo. Esta posibilidad vale más para nosotros que todas las riquezas del mundo. No hay nada en la tierra que pueda comparársele. Cuando de esa manera nos asimos del poder que se nos ofrece, recibimos una esperanza tan poderosa que nos permite confiar plenamente en la promesa divina; y aferrándonos a las posibilidades que hay en Cristo, nos convertimos en hijos de Dios...

Aquel que cree plenamente en Cristo llega a ser un participante de la naturaleza divina, y el poder así recibido le servirá para hacer frente a cualquier tentación. No caerá en la tentación ni será derrotado por falta de ayuda. En los momentos de prueba podrá valerse de las promesas y por medio de ellas escapar de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia...

Para hacernos participantes de la naturaleza divina, el cielo entregó su tesoro más valioso. El Hijo de Dios se quitó su manto real y su corona y descendió a la tierra en la forma de un niño. Resolvió vivir una vida perfecta desde la infancia hasta la madurez. Se comprometió a permanecer como representante del Padre en un mundo caído. Y hasta moriría en beneficio de la raza caída. ¡Qué obra maravillosa ésta!... No sé cómo presentar estas verdades; son tan maravillosas, tan maravillosas...

Por su vida de sacrificio y muerte vergonzosa consiguió que nos fuera posible participar de su divinidad y escapar de la corrupción que está en el mundo a causa de la concupiscencia... Si sois participantes de la naturaleza divina, día tras día os iréis capacitando para aquella vida que se asemeja a la de Dios. Día tras día purificaréis vuestra confianza en Jesús y seguiréis su ejemplo y creceréis a su semejanza hasta que os presentéis perfectos ante él.

jueves, 20 de mayo de 2010

CONSAGRACIÓN



oracion_de_consagracion_y_proteccion.jpg

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ

INTRODUCCIÓN
 

Cuando una persona acepta por la fe a Jesús como su Salvador personal y pasa por la experiencia de la conversión, desea a partir de entonces dedicar su vida completamente a Dios. Consagración es una entrega sin reservas de la vida a Dios.

1. Implicaciones

1. ¿Bastará arrepentirse solamente de algunos pecados?
Ezequiel 18:30.

"Por tanto, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos, oh casa de Israel, dice Jehová el Señor. Convertíos, y apartaos de todas vuestras transgresiones, y no os será la iniquidad causa de ruina."

Nota: Algunos desesperan ante estas afirmaciones, pero lo cierto es que el Espíritu Santo es el que nos traerá a la memoria aquellas cosas de las que tengamos que pedir perdón. Dios no es injusto como para no recordarnos algún asunto del que tengamos cuenta pendiente.

2. ¿Bastará una renuncia parcial del propio yo?Lucas 14:33.
"Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo".

Nota: Algunos, yendo al extremo, piensan que hay que tener voto de pobreza. No se trata de renunciar a todo de forma indiscriminada, sino a estar dispuesto a ello si llegase a ser tropiezo en nuestro progreso espiritual. Es cuestión de no interponer nada entre Dios y nosotros.

3. ¿Cómo hallará Dios a los que tienen un corazón dividido? 
Oseas 10:2.

"Está dividido su corazón. Ahora serán hallados culpables; Jehová demolerá sus altares, destruirá sus ídolos".

Nota: Algunos tienen (tenemos) tendencia a juzgar a los demás por su éxito, riquezas, etc. y nos justificamos con textos como éste. Eso es crítica. Debemos mirar por nosotros mismos, y no por los demás. La cuestión es no tener el corazón dividido entre el amor a lo que tenemos o somos, y la disposición que hacemos de ello o nuestra capacidad de renuncia en caso necesario.

4. ¿Cómo debe ser amado Dios?Marcos 12:30.
"Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento".

Nota: La prioridad de cada creyente debe contemplar a Dios como prioridad por encima de todo. Esto, mal entendido, puede llevar a excesos. Conozco personas que por hacer del amor a Dios y el servicio a Dios lo primero, han perdido el trabajo e incluso familia, por hacer trabajo "misionero" antes que ganarse el sustento. OJO, la Biblia también nos dice que "el que no trabaje, que no coma" (2 Tesalonicenses 3:10), por lo que el deber al trabajo y la familia también son obediencia a Dios, siempre que no vaya en contra de su Ley. La clave está en que hagamos lo que hagamos, lo hagamos como si fuera para Él.

5. ¿Cómo es llamada la entrega de nuestros cuerpos en “sacrificio vivo, santo y agradable a Dios”? 
Romanos 12:1.
"Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional".

Nota: El respeto a la vida, y no sólo a la vida ajena, sino a la propia, el cuidado del cuerpo, de la salud, de prácticas saludables tales como el ejercicio, la dieta, prácticas sexuales adecuadas, el respeto físico del cuerpo (evitando maltratarlo, perforarlo, etc.), está implícito en este texto.

2. Venciendo obstáculos

1. ¿Qué más tendremos si buscamos primeramente el reino de Dios y su justicia? 

Mateo 6:25 – 33.
"Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas".

Salmo 34:9, 10
"Temed a Jehová, vosotros sus santos, Pues nada falta a los que le temen. Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; Pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien".

Salmo 37:25
"Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan".

2. Según Jesús, ¿a qué dos señores no podemos servir a la vez? 
Mateo 6:24

"Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas".

Nota: Muchos utilizan este texto para criticar a cristianos adinerados. Lo cierto es que es difícil mantener la integridad ante la prosperidad fácil. No obstante, conozco cristianos muy pudientes, y más honestos todavía. No es cuestión de ser pobre sí o sí, como condición para entrar en el cielo, sino de servir a Dios con todo lo que somos y tenemos, sea mucho o poco.

3. ¿Cuál es el costo de seguir a Jesús? 
Mateo 16:25, 26

"Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?"

Nota: Aunque seguir a Jesús nos costase todo lo que tenemos, incluida la vida, merece la pena por ganar la vida eterna, incomparable con lo que ahora disfrutamos. Pero esto no debe servir para interpretaciones extremistas, recordemos que la salvación es por fe, y no por obras, lo que descarta el sacrificio de todo lo que tenemos sin motivo.

4. ¿Cuál fue la experiencia del joven rico?Mateo 19:16 – 24
"Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios".

Nota: El problema del joven rico, no era el ser rico en sí, sino en que puso el amor a sus posesiones por encima del amor a Dios. La renuncia a las riquezas no es prueba de discipulado. José de Arimatea era rico, y puso a disposición la tumba nueva donde Jesús fue enterrado. La consagración implica la actitud y disposición.

5. ¿Cuál es la raíz de todos los males? 
1 Timoteo 6:10

"Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores".

1 Timoteo 6:7 – 9, 17
"porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición […] A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos".

Nota: Redundando en las explicaciones anteriores, la riqueza en sí no es mala, sino el depositar nuestras esperanzas en ellas. La Biblia no condena a los ricos, pero sí advierte de la debilidad humana ante las tentaciones que pueden surgir en esas esferas.

6. ¿Qué dice Santiago que es la “amistad” con el mundo? 
Santiago 4:4

"¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios".

Notas: Algunos confunden esto con cualquier costumbre que no consideren ortodoxa según su propio criterio. Lo que en este texto nos indican es declarar favoritismo o inclinación (amistad) a la hora de tomar decisiones a favor de Dios, o de lo que el mundo nos ofrece (en contra de la voluntad divina).

7. ¿Qué dice Juan sobre la “amistad” con el mundo? 
1 Juan 2:15 – 17

"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre".

8. ¿Cómo puede la familia afectar nuestra consagración? 
Mateo 10:35 – 37

"Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí".

Nota: Dios nos pide que honremos a padre y madre en los mandamientos. En este contexto hay que entender el versículo. Sólo en casos extremos en los que la familia puede llegar a interponerse en la vida espiritual de una persona es cuando uno tiene que estar dispuesto a renunciar a la familia. "Aborrecer" no es odiar, sino en el sentido de "renunciar".

Mateo 8:21, 22
"Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos".

Nota: En aquella época, enterrar a un familiar era esperar a que falleciera. No es que ya estuviera muerto, incluso podría gozar de muy buena salud. Era más una excusa, que un deseo real de seguir a Jesús.

9. ¿Qué se dice de algunos aspectos de la sabiduría de este mundo? 
1 Corintios 3:19, 20

"Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos".

1 Timoteo 6:20, 21
"Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén".

Nota: Dios, como Creador, también creo las leyes en las que la ciencia se fundamenta. La cuestión viene cuando el ser humano intenta buscar respuestas por sus propios medios exclusivamente, de forma especial en cuanto a responder las preguntas existenciales.

10. ¿Qué hacer con los ídolos y ciertas joyas? 
Génesis 35:2, 4.

"Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban: Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos. Y levantémonos, y subamos a Bet-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo en el camino que he andado. Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos, y los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de una encina que estaba junto a Siquem".

Nota: Ya se ha estudiado este tema en ocasiones anteriores (ver estudio), la consagración va ligada con austeridad en muchos sentidos, entre otros, con los símbolos de origen pagano manifestados en los adornos y joyas.

11. ¿Deberá temerse la crítica de los hombres?Mateo 10:32, 33, 38
"A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos […] y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí".

Lucas 9:26
"Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria, y en la del Padre, y de los santos ángeles".

1 Corintios 7:23
"Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres".

Isaías 2:22
"Dejaos del hombre, cuyo aliento está en su nariz; porque ¿de qué es él estimado?"

12. ¿Habrá que tener miedo de los dirigentes de su propia iglesia? 
Juan 9:22

"Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos ya habían acordado que si alguno confesase que Jesús era el Mesías, fuera expulsado de la sinagoga".

Nota: Aquí habrá que distinguir entre Iglesia como organización o credo doctrinal de una denominación, e iglesia como congregación local. Si Ud. se da cuenta de que la iglesia (denominación) a la que pertenece no sigue las enseñanzas de la Biblia, debe ser fiel a su conciencia, y buscar otra denominación con la que se sienta más identificado. Si por el contrario, la denominación a la que pertenece sigue de forma fiel las enseñanzas bíblicas, pero en su iglesia local encuentra dificultades, hable con su pastor, o con los superiores de su pastor. A veces, es más cuna cuestión de relaciones personales que de doctrina, y con cambiar de iglesia (dentro de la misma denominación) para congregarse, puede solucionar el problema.

13. ¿Qué dice Jesús sobre el temor a las persecuciones? 
Mateo 10:28

"Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno".

Nota: Para un estudio más detallado de este versículo, vea el estudio 5.4.

3. Examen de conciencia

1. ¿Se aplican a nosotros las palabras de Jesús: “Aún te falta una cosa”?
Lucas 18:22
"Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme".

2. ¿Se aplica a nosotros la censura dirigida por Jesús a Marta?Lucas 10:41, 42
"Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada".

viernes, 14 de mayo de 2010

LA ALEGRÍA ES BUENA MEDICINA


religious-fervor-with-a-pastor-and-congregation.jpg

El corazón alegre es una buena medicina. (Prov. 17: 22, VM.)


La relación que existe entre la mente y el cuerpo es muy íntima. Cuando la primera está afectada, el otro simpatiza con ella. La condición de la mente influye en la salud mucho más de lo que generalmente se cree. Muchas de las enfermedades que padecen los hombres son resultado de la depresión mental. Penas, ansiedad, descontento, remordimiento, sentimiento de culpabilidad, desconfianza, todo esto menoscaba las fuerzas vitales, y lleva al decaimiento y a la muerte.

La enfermedad es muchas veces originada y reagravada por la imaginación. Muchos hay que llevan vida de inválidos cuando podrían estar bien si pensaran que lo están...

El valor, la esperanza, la fe, la simpatía, el amor: todas estas cosas fomentan la salud y alargan la vida. Un espíritu satisfecho y alegre es como salud para el cuerpo y fuerza para el alma.

El agradecimiento, la alegría, la benevolencia, la confianza en el amor y en el cuidado de Dios, son otras tantas incomparables salvaguardias de la salud.

Se debería mostrar el poder de la voluntad, y la importancia del dominio propio, tanto en la conservación como en la recuperación de la salud, el efecto depresivo y hasta ruinoso de la ira, el descontento, el egoísmo, o la impureza, y, por otra parte, el maravilloso poder vivificador que se encuentra en la alegría, la abnegación, y la gratitud.

Hay en la Escritura una verdad fisiológica que necesitamos considerar: "El corazón alegre es una buena medicina".

Los verdaderos principios del cristianismo abren ante todos nosotros una fuente de inestimable felicidad.

Deberíamos cultivar un estado de ánimo alegre, optimista y apacible; porque nuestra salud depende de ello.

ACCIÓN DE GRACIAS Y ALABANZA


alabanza800x600.gifEntrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. (Sal. 100: 4.)


Si consagráramos corazón y mente al servicio de Dios, e hiciéramos la obra que él nos encomendó y siguiéramos las huellas de Jesús, nuestros corazones se convertirían en arpas sagradas, y todas sus cuerdas vibrarían para elevar alabanzas y acciones de gracias en honor del Cordero enviado por Dios para quitar el pecado del mundo...

Cristo quiere que nuestros pensamientos se concentren en él... Apartad vuestra mirada de vosotros y contemplad a Jesucristo, esencia de toda bendición y gracia, esencia de todo lo que es precioso y valioso para los hijos de Dios...

El Señor Jesús es nuestra fortaleza y felicidad; es el gran depósito del cual los hombres pueden sacar fortaleza en cualquier ocasión. Al analizarlo, al hablar con él, nos ponemos en mejores condiciones de contemplarlo: al apropiamos de su gracia y recibir las bendiciones que nos prodiga, tenemos algo con lo que podemos ayudar a los demás. Llenos de gratitud, transmitimos a los demás las bendiciones que se nos dieron gratuitamente. Al recibir e impartir de esa manera, crecemos en gracia; y un constante himno de alabanza y gratitud fluye de nuestros labios; el dulce espíritu de Jesús enciende el reconocimiento en nuestro corazón, y el alma adquiere elevado sentido de seguridad. La infalible e inagotable justicia de Cristo se convierte en nuestra justicia por fe.

Que las frescas bendiciones de cada nuevo día despierten la alabanza en nuestros corazones por estas señales de su cuidado amoroso. Al abrir vuestros ojos por la mañana, dad gracias a Dios por haberos guardado en la noche. Dadle gracias por la paz con que llena vuestro corazón. Que por la mañana, a mediodía y por la noche suba vuestro agradecimiento hasta el cielo cual dulce perfume.

Los ángeles de Dios, millares sobre millares y millones de millones, son comisionados para atender a los que han de ser herederos de la salvación. Nos guardan del mal y repelen las fuerzas de las tinieblas que procuran destruirnos. ¿No tenemos motivos de continuo agradecimiento, aun cuando al parecer nuestro camino esté sembrado de dificultades?

miércoles, 12 de mayo de 2010

Forma y fondo


¿Eres de esa clase de personas que siempre gritan? ¿Eres de esa clase de personas que siempre están soportando gritos? La verdad es que todos, quien más quien menos, nos hemos salido de nuestras casillas alguna que otra vez. Desgraciadamente, para algunos, el grito y la discusión “taladradora” es el ritual de lo habitual. No se dan cuenta que haciendo esto, ni son felices ellos ni hacen felices a aquellos que los rodean. Hay maneras y maneras de decir las cosas, incluso la verdad.

Pero también se puede gritar sin gritar. Me explico. Existe esa clase de personas que son capaces de hundir y humillar a otros sin exasperarse, vamos sin despeinarse. Son personas frías (aunque lo nieguen e intenten disimularlo), calculadoras y muy cínicas, profundamente cínicas en su manera de expresar aquello que creen que es cierto y correcto, sobre todo cuando se les contradice. Suelen abundar en el cristianismo, por eso de que Jesús siempre hablaba la verdad y nunca perdía los nervios. Es cierto, Jesús supo controlar sus instintos y emociones aún en las condiciones más adversas y complicadas, pero alguna vez de su garganta salieron gritos. Maticemos, gritos sin odio, gritos de preocupación profunda y sincera, gritos de amor (ver Mateo 23; 27:46).


¡Qué difícil es mantener la garganta a cero! ¡Qué difícil es mantener la calma ante la agresión verbal o ante el continuo machaqueo de las razones del que está a tu lado! ¡Qué difícil se hace soportar esas situaciones violentas sin explotar! Y sin embargo, el evangelio nos insta a poner la otra mejilla, bueno en este caso, la otra oreja. Nos invita a no desentendernos de la situación, nos insta a luchar por guardar el fondo y también las formas. Lo que molesta al protagonista de la historia que narra el vídeo, no son las razones equivocadas de su pareja, sino la manera de expresarlas (parte de la letra dice: “No tengo problemas con lo que has dicho, ni siquiera creo que te equivocas. Es como lo dices”). Pero, lo que molesta a la exasperada e insidiosa fémina es la pasividad y flema de su interlocutor. Los gritos parecen la solución para liberar tensión y alcanzar la solución, pero al final, una vez analizada la situación, nos damos cuenta que generan otros problemas mucho mayores: frustración, odio, rencor, mal rollo.


Algunos argumentan buenos fondos con formas equivocadas, gritos. Tampoco faltan aquellos que argumentan un mal fondo, con formas correctas. Ni una cosa, ni la otra. El equilibrio radical del evangelio, el buen fondo, debe imponerse en nuestras mentes y en nuestra forma de expresarlo. El fondo debe ser correcto, en el caso que nos ocupa, debe ser un fondo que se ciña “a la ley y al testimonio” (Isaías 8:20), vivido, expresado y hablado con la forma correcta, tal y como Jesús hablaba, con convicción, con asertividad, con pasión y con amor (ver Juan 7:46).


¿Cómo hablas tu? ¿Cómo defiendes tus razones? ¿Qué actitud generan en aquellos que te escuchan o te leen? Y, por otro lado, ¿cómo soportas al que se pasa dos pueblos en su manera de argumentar, esté equivocado o no? Permite que el Señor te equilibre de raíz, de manera que el buen fondo esté en armonía con la forma, y al mismo tiempo sé capaz de recibir la suficiente dosis de paciencia para soportar el agravio auditivo y mental del buen o mal fondo expresado de mala forma. De este modo, tu entorno, tu iglesia y tu familia serán mejor de lo que ahora puedan ser.

martes, 11 de mayo de 2010

El pecado imperdonable




Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. S. Mateo 12:31.

El texto de esta mañana tiene dos partes: la primera es una promesa maravillosa de Jesús: "Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres". La Biblia dice: "El que oculta sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta de ellos alcanzará misericordia" (Proverbios 28:13).

Dentro de tales pautas bíblicas, ¿qué pecados perdona Dios? ¿El adulterio? Sí. ¿El homosexualismo? Sí. ¿El asesinato ? Sí. ¿Las drogas? Sí, todo. No hay palabra que abarque más que la palabra todo. Dios dice que no hay nada que él no pueda perdonar. No importa cuán bajo hayas caído, no importa cuán lejos hayas ido, todo te será perdonado. Menos el pecado contra el Espíritu Santo. ¿Por qué Dios no perdona este pecado? ¿Será que Dios se cansa de perdonar? ¿Será porque el hombre hizo demasiado mal que Dios dice: "Se acabó la oportunidad para este hombre"?

El pecado contra el Espíritu Santo es imperdonable no porque Dios no quiera perdonar, sino porque el hombre que lo comete no quiere ser perdonado y Dios no puede perdonar a nadie por la fuerza. El ser humano tiene que querer ser perdonado, tiene que caer arrepentido a los pies de la cruz. Entonces, Dios envía inmediatamente a millares de ángeles en su auxilio.

Dios le habla todo el día al ser humano a través de la voz de su conciencia, de la Palabra escrita y de la naturaleza. Una conciencia santificada por la presencia de Jesús en la vida es, sin duda, la voz del Espíritu Santo. Quien preste oídos a esa voz tiene la garantía de que continuará oyéndola y permanecerá sensible a ella. Quien cierre los oídos a la voz de Dios, a pesar de oírla, corre el riesgo de endurecer lentamente el corazón y llegar al punto en el cual no sienta más la voz de Dios. No significa que Dios no le hable más, no. El Espíritu de Dios nunca se cansa; siempre continuará hablando, siempre suplicando, siempre esperando. El problema no está en Dios, está en nosotros. Somos nosotros quienes corremos el peligro de llegar al punto en el cual no logramos oír más su voz.

Que esta mañana nuestra oración sea: "Señor, ayúdame a prestar oídos a tu voz. Cuando sienta que otras voces me llaman a caminar por caminos peligrosos, dame fuerza y la sensibilidad necesarias para oír tu voz. Guía mis pasos a este día. Camina a mi lado; dame tu brazo poderoso para sustentar mis pasos. ¡Amén!"

El peligro de apartarse de Jesús




Llegó a Capernaúm y, cuando estuvo en casa, les preguntó: "¿Qué discutíais entre vosotros por el camino ?" Pero ellos callaron, porque por el camino habían discutido entre sí sobre quién había de ser el mayor. S. Marcos 9:33, 34.

Los discípulos eran víctimas del pecado del orgullo. No querían practicarlo. Deseaban ser victoriosos. Al andar con Jesús descubrieron el camino hacia la victoria: permanecer en constante comunión con él. Al lado de Jesús es imposible practicar el pecado. "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece", dice Pablo en Filipenses 4:13. "No existe comunión entre la justicia y la injusticia", añade al escribir a los corintios (ver 2 Corintios 6:14).

Los discípulos habían aprendido por experiencia propia esta gran verdad. Pero a veces, el pecado era tan atractivo, tan brillante, tan interesante, que se sentían ofuscados por el brillo de la tentación. Ahí comenzaba la gran lucha. No era posible pecar al lado de Jesús. Antes de caer en la tentación era precise apartarse de Cristo, y en esa ocasión ellos fracasaron.

Jesús vio que se iban quedando detrás de él y conversaban animadamente entre sí. Cuando llegaron a Capernaúm, ya en casa, Jesús les preguntó: "¿Qué discutían entre ustedes por el camino? ¿Por qué se quedaron atrás? ¿Sobre qué asunto de tanto interés hablaban y no querían que yo oyese?" Y la Biblia dice que ellos se quedaron callados, porque en el camino habían practicado el pecado del orgullo.

El texto de esta mañana confirma la gran verdad de que nuestra única seguridad es Cristo. Esos pobres discípulos no querían lastimar el corazón de su maestro. Se quedaron atrás, esperando que él no viese el pecado que estaban practicando.

Si permanecemos cerca de Jesús saldremos victoriosos cada vez que enfrentemos la tentación. Quedándonos con él, él en nosotros, por medio de su Santo Espíritu, santificará nuestra voluntad y nos llevará a la victoria.

No fue fácil para los discípulos aprender la gran lección de permanecer con Jesús en una vida de comunión constante. María Magdalena aprendió el secreto de estar siempre a los pies de Jesús. Pedro necesitó tiempo para aprender el camino de la humildad, pero un día murió crucificado cabeza abajo.

La comunión con Cristo nos llevará finalmente a la victoria. Tenemos que insistir, sin desanimarnos.

Hoy será un día victorioso para ti si, a lo largo del día, vives en comunión con Cristo. Haz de él tu amigo. Tómale de su poderosa mano. "Sin mí, nada podéis hacer", dijo Jesús.

Lejos de Jesús no hay vida




Y siempre, de día y de noche, andaba gritando en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras. S. Marcos 5:5.

El endemoniado gadareno es un símbolo del hombre que vive lejos de Jesús. Lejos de Jesús sólo puede existir la esclavitud, y el endemoniado era un pobre esclavo atado a cadenas y grillos. Lejos de Jesús no existe vida, y el endemoniado habitaba en los sepulcros, que son la morada de los cadáveres. Una persona que no vive una vida de comunión con Jesús, no vive. Su existencia es una caricatura de vida, es un túnel sin salida, un pozo sin fondo; es el caos, la confusión y el infierno.
(Foto: Javier Vallas)
Sólo Cristo es capaz de dar sentido a la vida, y el hombre que vive lejos de él anda por "los montes y en los sepulcros". Las montañas son el símbolo de la soledad. El pobre hombre sin Jesús es un hombre solitario. Vive en medio de las multitudes, rodeado de mucha gente, pero se siente solitario; no es capaz de relacionarse, está siempre hiriendo y sintiéndose herido por los que viven con él. El grito de la montaña es el grito de la desesperación que se pierde en el vacío. El evangelio presenta al hombre sin Cristo como gritando en la montaña en busca de socorro, un socorro que parece no surgir por ningún lado. Entonces, en su confusión, comienza a herirse con piedras. Le duele, sangra, pero continúa hiriéndose.

¿Viste alguna vez a alguien andando por caminos errados que conducen a la muerte? ¡Se lastima, siente dolor, sangra, pero continúa andando por los mismos caminos! ¿Qué pensar del hombre que usa drogas, que sabe que su fin será triste, pero continúa en esa vida? ¿Qué decir del padre que anda por caminos peligrosos ? Sabe que traerá dolor a su familia, vergüenza a su iglesia, sufrimiento a sí mismo, pero parece anestesiado y continúa en la senda del pecado.

Un día el pobre gadareno encontró a Jesús en su camino, cayó de rodillas delante del Señor y, cuando estaba por clamar por ayuda, de sus labios salieron improperios e insultos: "¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? ¡Te conjuro por Dios que no me atormentes! Vete" (ver S. Marcos 5:7). Pero Jesús supo entender que detrás de esas expresiones duras estaba el clamor de un corazón desesperado. Gracias a Dios que él siempre entiende lo que no sabemos expresar, gracias a Dios que él sabe interpretar nuestras lágrimas.

Jesús extendió la mano y liberó al endemoniado. Hizo de él un hombre nuevo; le devolvió la dignidad y el respeto propio. Y ese Jesús es el que está hoy cerca de ti con la mano extendida, pronto para socorrerte. ¿Por qué no salir esta mañana hacia las tareas diarias con la seguridad de que la poderosa mano de Jesús sostiene la nuestra tan frágil?

Un día sabremos la diferencia




Pero todos sus conocidos, y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, estaban mirando estas cosas de lejos. S. Lucas 23:49.

Jesús acababa de pasar por el memento de mayor soledad. Acababa de decir: "Padre, Padre, ¿por qué me abandonaste?" Y moría molido por los pecados de la humanidad. Sus discípulos y todos los conocidos, aquellos por quienes había dado la vida, veían "de lejos estas cosas", dice la Escritura. No tuvieron el coraje de acercarse y lo abandonaron.

Generalmente, cuando una persona muere, los amigos se juntan para dar sepultura y honrar la memoria del amigo que se fue. Pero no ocurrió así con Jesús. Todos huyeron, cada uno trató de salvarse de la manera como podía, y apenas uno quedó a su lado durante todo el tiempo; apenas uno fue hasta el pie de la cruz: Juan, el discípulo amado.

¿Quién era Juan? Ese que un día llegó hasta Jesús llevando la herencia de un temperamento incontrolado. Lo llamaban "hijo del trueno". Era impaciente, egoísta e interesado. Pero llegó a Jesús y se acercó a él. Salió de la rutina y de la mediocridad de ser un discípulo más de Jesús. Fue más allá. Aprendió a quedar a solas con su Maestro, recostó su cabeza en el corazón de su Señor, entendió que "sin él nada podía hacer", y el resultado natural de esa comunión fue un cambio complete de su temperamento, al punto que un día llegó a ser llamado "el discípulo del amor".

Jesús tenía doce discípulos. Once participaban de todas las actividades como buenos discípulos. Actualizando la historia, podríamos decir que once eran buenos miembros de iglesia, pero Juan no se contentaba con la rutina. Juan salía de la monotonía y, cuando todos se iban a dormir, él se quedaba con Jesús.

Mientras las cosas andaban en paz, nadie podía ver la diferencia. Aparentemente, todos eran iguales, pero cuando la tormenta sopló, la persecución comenzó y los tiempos críticos llegaron, los once quedaron observando de lejos lo que sucedía, y, finalmente, desaparecieron. El único que quedó junto a Jesús fue el que, saliendo de la rutina, vivió una vida de comunión personal con Cristo.

Las cosas se repetirán en nuestros días. Hoy pueden estar juntos el trigo y la cizaña; hoy pueden congregarse en la misma iglesia las vírgenes prudentes y las vírgenes fatuas; hoy, nadie puede decir quién es quién. Pero cuando la tormenta llegue, sólo permanecerán firmes los que, habiendo salido de la mediocridad de una vida cristiana formal y rutinaria, vivieron las delicias de una experiencia personal de comunión con Cristo. Vive hoy un día de comunión con el Señor.

El dolor que cura




Y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado. Hebreos 12:13.

Cierta tarde gris, mientras estaba en la estación "La Luz", en San Pablo (trataba de conseguir un taxi para dirigirme al barrio Belém, donde conducía una campaña evangelizadora), fui sorprendido por Elena, una policía que se ofreció para llevarme. En el camino me contó que me había conocido en uno de los mementos más trágicos de su vida, cuando deseaba morir por causa de la muerte de su hijo de 16 años. Me dijo que en ese entonces el mensaje que yo había predicado la había ayudado a entender que valía la pena confiar en Dios y continuar viviendo.

Muchas veces había contado este incidente al comenzar mi mensaje del por qué del sufrimiento, pero hace pocos días mi secretaria me sacó de una reunión, diciendo que alguien necesitaba urgentemente hablar conmigo.

Era Elena, la policía del vestido blanco y revólver calibre 38. Estaba desesperada.

-¿Por qué, pastor? -fue su primera pregunta-. Mi otro hijo de 15 años acaba de morir en un accidente de tránsito y no consigo entender el porqué.

¿Qué podía decirle a una mujer golpeada tantas veces por la tragedia? Algunos días después le escribí una carta de ánimo y gozo, pero el sufrimiento de Elena no conseguía salir de mi cabeza.

Esta mañana, leyendo la Biblia, encontré el versículo de Hebreos 12:13. En el capítulo 12 de Hebreos encontramos una exhortación a la constancia, paciencia y santidad. El versículo 11 dice: "Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que por medio de ella han sido ejercitados". Después menciona las "sendas derechas para [los] pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado".

Hay un camino glorioso para ti, Elena, aunque en medio de las lágrimas y el dolor no consigas verlo. Existe un camino del cual no puedes salir. Ese camino es Jesús, y muchas veces el dolor y la tristeza golpean a la puerta de nuestro corazón porque Dios nos está llamando a ese camino glorioso que ha reservado para nosotros.

La meditación de hoy es para todas las Elenas que no logran entender el porqué del sufrimiento, con el fin de que levanten "las manes caídas y las rodillas paralizadas" (vers. 12), y logren glorificar el nombre de Dios en medio de las espinas del dolor, la tristeza y la nostalgia.

NO PERMITAMOS QUE NADA NOS DESVÍE


Angeles+Acampan.png

Pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante, prosigo a la meta. Fil. 3: 13, 14.


No permitamos que nada nos desvíe de la senda de la abnegación. De los que en la antigüedad se dedicaban a las justas deportivas leemos: "Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible" (1 Cor. 9: 25). Al emprender la gran lucha, pensemos en lo que perderemos si fracasamos. Perderemos la vida eterna adquirida para nosotros mediante la sangre del Hijo de Dios. ¿Abandonaremos, pues, la tarea de la eterna vigilancia? Si hacemos todo lo posible para resistir el mal y superar los obstáculos, lograremos la victoria. El vigor será la recompensa del esfuerzo hecho para alcanzar el premio de nuestra elevada vocación en Cristo.

Se nos presentarán atracciones mundanales para desviar nuestra atención del Señor Jesús; pero al poner a un lado todo el peso del pecado que nos asedia, seguiremos avanzando para mostrar al mundo, a los ángeles y a los hombres que la esperanza de ver el rostro de Dios justifica todos los esfuerzos y sacrificios. . .

"Yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" (Fil. 3: 13, 14).

"Una cosa hago". Pablo no permitía que nada lo apartara del gran propósito de su vida. . . En medio de las numerosas actividades de la vida nunca perdió de vista su gran propósito: Proseguir rumbo a la meta, al premio de su supremo llamamiento. . .

Permitamos que los grandes propósitos que indujeron a Pablo a proseguir rumbo a la meta frente a los problemas y dificultades, los induzcan a ustedes también a consagrarse plenamente al servicio de Dios. Todo lo que les llegue a la mano para hacer, háganlo según sus fuerzas. Alegren la tarea con himnos de alabanza. Si quieren tener un registro limpio en los libros del cielo, nunca se quejen ni protesten. Sea ésta la oración cotidiana de cada uno de ustedes: "Señor: Ayúdame a hacer todo lo mejor posible. Enséñame a hacer mejor mi tarea. Dame energía y alegría. Ayúdame a introducir en mi servicio el ministerio amante del Salvado

La influencia del Espíritu Santo



"No es siempre la presentación más sabia de la verdad de Dios la que convence y convierte al alma. Los corazones de los hombres no son alcanzados por la elocuencia ni la lógica, sino por las dulces influencias del Espíritu Santo, que obra quedamente y sin embargo en forma segura para transformar y desarrollar el carácter. Es la queda vocecita del Espíritu de Dios la que tiene poder para cambiar el corazón."
Ellen White. [Profetas y Reyes. Pág 182]

Hoy quiero deleitarme y meditar en este mensaje inspirador que resume de forma magistral la esencia de nuestra vida espiritual. Quisiera ser capaz de interiorizarlo. De hacerlo mío.

Podemos tratar de utilizar todas las estrategias y planes que se nos puedan ocurrir para predicar de Jesús. Podemos dejarnos la piel, la familia, la nación y hasta la vida en ese digno esfuerzo. Podemos usar todos los dones y talentos con los que Dios nos ha dotado. Pero nada de ello tendrá significado, nada servirá, todo será inútil, si no estamos bajo la influencia del Espíritu Santo. Tan sólo Él tiene poder para cambiar el carácter de las personas que nos rodean. Sólo Él cambia el corazón de todos aquellos a los que queremos llegar para hablarles de Dios y su inmenso amor.

Me descansa pensar en esta idea. Necesito consagrarme a Jesús. Sólo eso. Ahí está mi fuerza. Entregarme a la dulce influencia de su Espíritu. Sólo así podré hacer realidad el pensamiento y la ilusión que el maestro ha implantado en mi corazón de alcanzar al mundo, a mi mundo, con su luz.

Que este día sea un día de descanso en Jesús. En su amor. En su bondad. Un día para dejarnos llenar de Su Espíritu.

jueves, 6 de mayo de 2010

COMO ÁRBOL JUNTO A LAS AGUAS

Junto+a+corrientes+de+agua.jpg

Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperará. (Sal. 1: 3.)

Los peligros obstruyen todo sendero, y aquel que resulta vencedor también tendrá una canción triunfante para cantar en la ciudad de Dios. Algunos tienen fuertes rasgos de carácter que necesitarán reprimir constantemente. Si se someten a la dirección del Espíritu de Dios, esos rasgos serán una bendición; pero si no lo hacen, resultarán una maldición. Si los que ahora se encuentran en la cresta de la ola de la popularidad no se marean, será un milagro de la misericordia. Si se apoyan en su propia sabiduría, como muchos en su misma situación lo han hecho, ésta les resultará insensatez. Pero mientras se entreguen abnegadamente para hacer la obra de Dios, no apartándose en lo más mínimo de los principios, el Señor extenderá alrededor de ellos su brazo eterno y llegará a ser su poderoso ayudador...

Esta es una época peligrosa para todo hombre que tenga talentos valiosos susceptibles de ser empleados en la obra de Dios, porque Satanás está acosando constantemente con sus tentaciones a toda persona, y siempre tratando de llenarlas de orgullo y ambición. Y cuando Dios podría usarlas, es muy frecuente el caso que hayan llegado a considerarse independientes, a llenarse de suficiencia propia, y a creerse capaces de permanecer firmes por su cuenta...

Oración y esfuerzo, esfuerzo y oración, debe ser la ocupación de vuestra vida. Deberíais orar como si la eficiencia y la alabanza fueran sólo de Dios, y deberíais trabajar como si el deber fuese sólo de vosotros. Si deseáis poder, podéis tenerlo; está esperando que vayáis en su busca. Creed sólo en Dios, aferraos a su Palabra, obrad por fe, y las bendiciones llegarán... Dios acepta y escucha la oración de aquellos que tienen un corazón humilde, confiado y contrito; y cuando Dios ayuda, todos los obstáculos serán vencidos... Las bendiciones del cielo, obtenidas por la suplicación diaria, serán como el pan de vida para el alma y causarán un aumento en la fortaleza moral y espiritual, como un árbol plantado junto a corrientes de aguas.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Documental Sobre Halloween

martes, 4 de mayo de 2010

ACEPTA LA CORRECCIÓN Y SACA PROVECHO DE ELLA


dios-ha-muerto1.jpg"Porque toda la congregación, todos ellos son santos" (Núm. 16: 3).


En tanto que algunos bajo corrección reconocerán el daño que le han ocasionado a la causa, habrá otros que atribuirán un espíritu carente de bondad a quienes les han manifestado verdadera amistad al señalarles sus errores y se volverán atrevidos o irrespetuosos con el que ha reprobado su mal proceder, o se disfrazarán de víctimas inocentes. Este acto de asumir la apariencia de mártir es una hipocresía y está calculada para engañar a quienes son fácilmente enceguecidos y siempre están listos para simpatizar con el que actúa mal...

[Coré, Datan y Abirán] se quejaron, e influyeron en el pueblo para que se rebelara con ellos, y aun después que Dios extendió su mano y consumió a los malignos y el pueblo huyó a sus tiendas horrorizado, la rebelión de ellos no fue curada.

La profundidad de su deslealtad se puso de manifiesto aun bajo el castigo del Señor. La mañana después de la destrucción de Coré, Datan y Abirán y sus confabulados, el pueblo vino a Moisés y Aarón diciendo: "Habéis dado muerte al pueblo de Jehová". Por esta acusación falsa contra los siervos de Dios otros miles fueron muertos, porque había en ellos pecado, exultación y presuntuosa impiedad.

Este ejemplo planteado en la historia de los hijos de Israel, ¿tiene alguna importancia para nosotros? Aquellos que afirman creer la verdad, ¿serán movidos a juzgar según sus sentimientos humanos como lo hizo Israel? Cuando los siervos de Dios sean llamados a realizar la desagradable labor de corregir el error, aquellos a quienes el Señor no haya designado para desempeñar esta responsabilidad, no debieran interponerse entre el ofensor y Dios. Si usted no puede ver las cosas a la luz en la que se las ha presentado, no interfiera, antes bien permita que las saetas del Altísimo lleguen al destino hacia el cual fueron dirigidas...

La admonición y la reprensión pueden afectar a los individuos más de lo que ellos imaginan. Dios tiene su obra en sus manos y se harán declaraciones que probarán la fe y la lealtad del pueblo de Dios. Hay algunos que recibieron gran luz, que se alejaron de Dios, que en sus corazones son apóstatas...

Sin embargo, podemos regocijarnos en el hecho de que todavía no es demasiado tarde para corregir los errores. Jesús ha resucitado, es nuestro Salvador, nuestro Abogado en las cortes celestiales. "Y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo". Tan pronto como el pecador reconoce sus pecados a la luz de la Palabra de Dios, se arrepiente y busca el perdón con contrición de espíritu y confiesa sus pecados, el Señor escucha y responde

Labios mentirosos son abominación a Jehová


jehova72132627_std.jpgEntonces le habló ella las mismas palabras, diciendo: El siervo hebreo que nos trajiste, vino a mí para deshonrarme. Y cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó fuera. Génesis 39:17, 18.


Usar la mentira como arma ha causado más daño que cualquier otra cosa en las relaciones humanas. Hasta ha provocado guerras. ¡Qué triste es que para algunos el uso de la mentira sea tan fácil y no tengan ningún reparo en emplearla contra inocentes o para promover sus planes e ideas funestas! ¡Pobre José! No tenía recursos ni defensa contra la mentira de la esposa de Potifar. La táctica de esta mujer la dominan quienes tienen la conciencia cauterizada por el mal. “El ataque es la mejor defensa” es una doctrina militar que lamentablemente se repite en la vida de muchos que necesitan más que el arrepentimiento.

La práctica de la mentira se perfecciona cuanto más se usa. Se dice que la mentira es usada para defenderse, jactarse, o por pura maldad. Cuando el cristiano se descuida, puede caer en cualquiera de estas tres categorías. Claro que, aunque ninguna de las categorías de la mentira se puede justificar, peor es cuando se hace por pura maldad.

José estaba acostumbrado a vivir una vida de verdad, donde sus acciones eran tan claras y transparentes como la luz del sol. Estaba acostumbrado a ser guiado por el Espíritu Santo y obedecer una conciencia limpia y pura sin rastros de maldad. Por eso, sabedor de que después de un posible pecado con la esposa de Potifar él habría tenido que vivir una vida de mentira y engaño ante su amo, encontró fuerza en el Señor para decir “no” al pecado. El rechazo de las insinuaciones de la esposa de Potifar no vino porque ella fuese fea y no deseable; al contrario, parece que ella era una de las reinas de la belleza del lugar. El rechazo vino porque José no quería pecar contra Dios. Este es el resultado de una vida de constante contacto con el Dios del cielo. Esta es la vida que debiéramos vivir para así ser librados de la tentación cuando la mentira parezca ser la única opción en una situación difícil.

“Una mirada, una palabra, aun una modulación de la voz, pueden rebosar mentiras. Hasta los hechos ciertos pueden presentarse de manera que produzcan una impresión falsa. “Lo que es más” que la verdad, “de mal procede”

PERO NINGUNA VERDAD PROCEDE DE UNA MENTIRA

Génesis 39:1-41:57; Juan 1:1-51

LA RECEPCIÓN TRIUNFAL DE CRISTO EN EL CIELO


20090316-cortamontehuertas.JPG.jpg"Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloría" (Sal. 24: 9).


Cristo anhelaba que los agobiados, oprimidos y cansados seres humanos acudieran a él para darles la luz, la vida, el gozo y la paz que no habrían de encontrar en ninguna otra parte. Porque precisamente esos seres pecadores eran el objeto de su más profundo interés, piedad y amor. Pero en el momento en que más necesitaba de la simpatía humana, en la hora de su juicio y de su mayor tentación, sus discípulos más promisorios lo abandonaron. 'Se vio obligado a pisar solo el lagar y no hubo ninguno del pueblo con él. Una atmósfera de apostasía lo rodeaba. Desde cada dirección podía oír el sonido de la burla, de la mofa y la blasfemia. ¿Cuál era la perspectiva de sus discípulos en un mundo que no toleraba al Hijo del Dios vivo?

La obra de Cristo finalizó cuando murió en la cruz, clamando a gran voz: "Consumado es". El camino estaba abierto y el velo se había partido en dos. Ahora los pecadores podían acercarse a Dios sin presentar ofrendas sacrificiales, sin el servicio de un sacerdote. El Señor Jesucristo sería sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec. El cielo era su hogar. Había culminado su labor en el terreno de la humillación y su conflicto. Ascendió a los cielos y para siempre está sentado a la diestra de Dios.

En la tumba de José se cubrió con el manto de la inmortalidad y más tarde permaneció en el mundo por un tiempo suficiente para poner más allá de toda duda la evidencia de que había regresado de los muertos. El Señor resucitó de los muertos a fin de estar con sus discípulos antes de su ascensión, cuando habría de ser glorificado delante del universo celestial...

Todo el cielo esperaba ansioso el regreso del Hijo de Dios de un mundo devastado y desfigurado por la maldición del pecado. El ascendió desde el Monte de los Olivos rodeado por una nube de ángeles que lo escoltaron triunfalmente a la Ciudad de Dios... ¡Qué contraste ofreció la recepción que se le brindó en el cielo con la que se le dio aquí, cuando vino a la tierra!... Ya no había dolor, ni pesar con los que tuviera que encontrarse a cada paso. Ya no había ningún sacerdote buscando atraparlo en alguna palabra o expresión que pudiera ser mal interpretada con el fin ulterior de molestarlo, atormentarlo, insultarlo y burlarse de él...

La exaltación de Cristo fue proporcional a su humillación. Sólo podría llegar a ser el Salvador y Redentor, si primero llegaba a ser la Ofrenda sacrificial

EL CÍRCULO ÍNTIMO DE JESÚS


JESUS LA VERDADERA HISTORIA.jpgPorque Jehová abomina al perverso; mas su comunión íntima es con los justos. Prov. 3:32.


El versículo de hoy dice que Dios trata a los rectos con intimidad. Atina Onassis, la mujer más rica del mundo, se casó no hace mucho con Alvaro Alfonso de Miranda, un deportista ecuestre brasileño. La ceremonia y el banquete fueron íntimos, solo para los amigos más allegados. Había gente que hubiera pagado cualquier suma de dinero para conseguir una invitación, y poder decir después que pertenecía al círculo íntimo de la famosa pareja. ¿Quién no se sentiría halagado sabiendo que pertenece al círculo íntimo de una celebridad?

Dios también tiene su círculo íntimo formado por sus favoritos, y esto no es injusticia. Injusto sería si él escogiese quiénes serán sus favoritos. Pero Dios no los escoge. Son las personas las que escogen vivir una vida de sabiduría y rectitud, y como resultado de esta decisión ingresan al círculo íntimo del Señor.

En el versículo de hoy, el Rey del universo, el Creador de los cielos y de la tierra, invita a todos los seres humanos a formar parte de ese círculo. La rectitud es “la invitación” que todos deben presentar para poder ingresar. Rectitud, no como fruto del esfuerzo humano o de la disciplina interior, sino como resultado de escoger voluntariamente formar parte de aquellos que buscan a Jesús.

En la Bíblia nunca se presenta la rectitud, la buena conducta o la santidad, como el resultado de la autodisciplina. Los frutos humanos son de plástico, artificiales. Son imitaciones baratas, remedos grotescos que satisfacen solamente el ego desequilibrado de la criatura.

En la Biblia , la santidad es el resultado del compañerismo diario con Jesús. Jesús es quien perdona, transforma y conduce al pecador, sacándolo del polvo y llevándolo finalmente a reflejar su carácter.

En aquel día, cuando los ángeles, en la puerta del salón de fiestas del reino de los cielos, vean aproximarse a alguien del círculo íntimo de Dios, no necesitarán siquiera pedirle la invitación. El rostro les será familiar, la persona conocida, porque todos los días separaba tiempo para orar y meditar en la Palabra de Dios.

En contrapartida, el Señor “abomina al perverso”, dice el versículo de hoy y perverso es el hombre que siempre anduvo en sus propios caminos, sin tener consideración de los consejos divinos.

Hoy puede ser un día de intimidad con Jesús. Anda con él por los caminos que la vida te presenta hoy y recuerda: “Porque Jehová abomina al perverso; mas su comunión íntima es con los justos”.

lunes, 3 de mayo de 2010

FÁBULAS POR ARTE COMPUESTAS


davidvela copiar.jpgY él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. Dan. 8: 14.


En el futuro tendremos que ejercer gran vigilancia. No debiera haber insensatez espiritual entre el pueblo de Dios. Los malos espíritus están trabajando activamente para tratar de dominar las mentes de los seres humanos. Los hombres se están uniendo en gavillas, listos para que los consuma el fuego de los últimos días. Los que no acepten a Cristo en su justicia, aceptarán los sofismas que están invadiendo el mundo. Los cristianos deben ser sobrios y velar, para resistir firmemente a su adversario el diablo, que anda alrededor como león rugiente buscando a quién devorar.

Los hombres harán milagros bajo la influencia de los malos espíritus. Enfermarán a la gente mediante sus encantamientos, y después la inducirán a creer que los enfermos fueron sanados en forma milagrosa. Satanás ha hecho esto vez tras vez.

Dios será el santuario de su pueblo, si obedece su Palabra y cree en las sencillas verdades evangélicas que Cristo proclamó cuando estuvo en este mundo, y las proclaman a su vez. Ahora necesitamos orar como nunca antes. Estamos viviendo en el gran día de la expiación, y debemos confesar nuestros pecados después de arrepentirnos cabalmente. Debemos ejercer todas nuestras capacidades para librarnos de los hombres impíos e irrazonables. Satanás desciende como un hermoso ángel, y presenta encantadoras escenas delante de los ojos de los que han pervertido sus caminos en presencia del Señor, y que no pueden ver lo que son ni saben lo que necesitan. El enemigo ha descendido con gran poder, con todo engaño de iniquidad en los que perecen. Dios llama al arrepentimiento y a la reconversión. . .

Cuando las vidas de los miembros del pueblo de Dios sean purificadas de su contaminación moral y espiritual, cuando sus ojos reciban el colirio celestial, se darán cuenta de que son pobres, miserables, ciegos y desnudos. Vendrán a la fuente abierta para Judá y Jerusalén, y aplicarán la sangre de Cristo a sus almas pobres y enfermas de pecado. Quiera Dios que no se demoren más para asegurarse los privilegios que ha concedido a todos los que lo aman y guardan sus mandamientos 

LA INCOHERENCIA




Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad el malo no habitará junto a ti. Sal. 5:4.

EL mejor argumento a favor del cristianismo es la vida del cristiano. Nadie puede refutar el argumento de una vida transformada.

Por otro lado, el mayor descrédito del cristianismo es la incoherencia de la persona que aceptó la teoría de la enseñanza evangélica, pero no permitió que el mensaje se hiciera realidad en su experiencia diaria.

El cristianismo de fachada es tonto y perjudicial, por dos motivos: el primero es que Dios conoce todo y no puede ser engañado. Sus ojos contemplan los rincones más oscuros del corazón. Podemos argumentar y discutir.

Podemos repetir nuestras explicaciones al punto de creer en las mentiras que inventamos. Pero hay Alguien que sabe todo y delante del cual hasta los .pensamientos más íntimos son expuestos. Ese Dios, según el salmista, es un Dios que no se complace con la iniquidad. Por tanto, ¿para qué “aparentar” que eres cristiano? ¿Cuál es la ventaja? ¿El respeto de los demás? ¿La opinión ajena? ¿El reconocimiento público? ¿No ves que todo eso no tiene sentido? El Dios que todo lo ve no “se complace en la maldad”. En el aspecto de aprobación divina: cero.

Pero eso no es todo. Hay otro motivo por el cual el vivir solamente de las “apariencias” del cristianismo, es tonto y va contra la propia naturaleza humana. Explico: la entrada del pecado a este mundo trajo la muerte, acompañada de su séquito de instrumentos nocivos como la envidia, el crimen, el egoísmo, la codicia, la mentira, la hipocresía y otros. Pero el ser humano fue creado con vocación de vida y la vida también trae sus virtudes: honestidad, verdad, sinceridad. Por eso, cada vez que el ser humano practica la hipocresía, la mentira, o vive apenas la fachada de aquello que cree, se violenta a sí mismo, se autodestruye, hiere su mundo interior a punto de sangrar; sangre que no ve, pero cuyas consecuencias siente, en las diferentes áreas de su experiencia.

Por eso pídele a Dios hoy el poder y la gracia que solo él puede darte, para vivir una vida de coherencia. Y recuerda que: “... tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el malo no habitará junto a ti”.

CUIDA TUS PASOS


VIGLILA+EL+CAMNINO.jpgNo te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal Prov. 4:27. 


La palabra 'mal' en el original hebreo es beliya'al, que significa destrucción. El consejo divino que elegí par hoy, es: "retira tu pie de la destrucción". Aunque el ser humano de nuestros días tiene ante sí una infinidad de caminos, desde el punto de vista bíblico solo existen dos: el bien y el mal, la felicidad y la destrucción, la vida y la muerte. Rechazar uno, implica automáticamente aceptar el otro. Nadie puede permanecer en la neutralidad.

El proverbio de hoy es el clímax del capítulo 4, que presenta los beneficios de vivir con sabiduría. La sabiduría provee vida, protección, prosperidad, larga vida y evita tropezar. *

Vivir con sabiduría es andar en el camino que conduce a la felicidad.

Todos los seres humanos desean ser felices. ¿Por qué muchos llegan al fin de la jornada y descubren que desperdiciaron la vida tratando de ser felices? Para ser feliz no basta desear ser feliz, es preciso encontrar el camino. Éste no puede ser establecido por la criatura, porque es finita y limitada por su propia humanidad. La fuente de información necesita ser absoluta, concreta e ilimitada. Esa fuente es Jesús.

Cuando Jesús todavía estaba en la tierra, Tomás le preguntó: "¿Cómo podemos saber el camino?" Y Jesús le respondió: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida". **

Andar en el camino es andar con Jesús. Todos los días, a toda hora, siempre. No mirar ni para la izquierda ni para la derecha significa no soltar su brazo poderoso, no apartarse de él ni perderlo de vista. Tenerlo presente en las diferentes actividades de la vida.

Vivir de otro modo es caminar rumbo a la destrucción. Claro que es un camino seductor, imperceptible y disimulado. Vivir sin Cristo es entrar en el mundo de sombras, confusión, tristeza y desesperanza.

Hoy es un día para evaluar los pasos por donde vamos. ¿A dónde estoy yendo? ¿Qué es lo que motiva mis acciones? ¿Cuáles son las intenciones íntimas por detrás de las palabras socialmente aceptables que mis labios pronuncian? ¿Necesito retirar mi pie del mal?

Encara los desafíos de este nuevo día. Sin temor. Con la certeza de que tU vida y tus proyectos están en las manos de Dios y recuerda: "No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal".

* Prov. 4:4, 6, 8, 10, 12. ** Juan 14:5, 6. 176

EN TODO TIEMPO


HXog69H4z5Bd.jpgDesde el nacimiento del sol basta donde se pone, sea alabado el nombre de Jehová. Sal 113:3.


Es común alabar a Dios cuando el corazón rebosa de alegría y gratitud. Es también común buscarlo cuando las cosas parecen escapar del control y tú sientes que no tienes más fuerzas para continuar resistiendo los huracanes de la vida. No me refiero a huracanes como el Katrina o el Vilma, que arrasaron todo dejando por lo menos la esperanza de la reconstrucción. Me refiero a aquellos vendavales emocionales que se llevan hasta las ganas de continuar viviendo.

¿Qué sucede cuando el ser amado un día te mira y te dice: “Fue bueno mientras duró, pero me estoy yendo porque quiero ser feliz?” ¿O qué sientes cuando después de toda una vida de trabajo, la traición de alguien en quien tú confiabas parece destruir tus sueños? ¿Cómo reaccionas ante el cuerpo inerte del hijo amado, o ante el diagnóstico de un cáncer Terminal en plena juventud?

Buscar a Dios en los momentos de alegría y de tristeza será más fácil si la declaración del versículo de hoy es una realidad en tu experiencia. Alabar el nombre de Dios debe ser un acto permanente. “Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone”. Andando, viajando, trabajando, viviendo, la alabanza debe estar presente en cada latido del corazón.

El humanismo de nuestros días concentra la atención del hombre en el propio hombre. “Busca la solución dentro de ti mismo”, afirma. “Saca la energía de tu interior”, declara. En contraste, la teología bíblica es teocéntrica. Según ella, todos los caminos e intenciones humanas deben converger en Dios. La Biblia enseña que Dios está en los cielos, pero que quiere estar en la vida de la criatura. Todos los días, en todos los momentos.

¿Dejarás que Dios camine a tu lado hoy? ¿Le pedirás orientación antes de tomar la decisión que necesitas tomar? Separarse de la presencia de Jesús, solo por un minuto, es como quitar el tubo de oxígeno de un enfermo Terminal.

Si aprendes a sentir la presencia de Dios en todo momento, te será más fácil hacerlo en medio del dolor, cuando las lágrimas te impidan ver al Señor.

Ábrele el corazón a Jesús. Abraza a tus amados antes de salir de casa. Anima al débil, consuela al triste y encara con optimismo los desafíos de este día. Y no olvides: “Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el nombre de Jehová”.

Related Posts with Thumbnails