Sample Text

domingo, 29 de agosto de 2010

Solvencia moral y espiritual

.
“Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo”.
1 Corintios 11:1
Este es un versículo de los que considero clave para todo aquel que ejerce liderazgo en cualquier área de la Iglesia.
Imitar es lo mas fácil que existe, es fácil imitar santidad, es fácil imitar alegría, es fácil imitar felicidad, definitivamente es fácil imitar las cosas que vemos, ahora no se diga las cosas malas, puesto que esas son aun mas fáciles de imitar. Pero ¿Será fácil imitar a Cristo?
Creo que una de las personas más difíciles de imitar en el mundo es Cristo, digo difícil, pero no imposible. Hay imitadores de cantantes mundanos, hay imitadores de estrellas de cine, hay imitadores de presidentes o de un personaje famoso, pero ¿Por qué no hay muchos imitadores de Cristo?
Imitar a Cristo significa negarse a si mismo, tomar una cruz y seguirlo, es aborrecer todo por su causa, imitar a Cristo significa amar profundamente a tu prójimo, perdonar a los que te ofenden, permitir que todos se acerquen a ti y darle palabras de vida para que restauren su vida. Imitar a Cristo significa, hacer tesoros en el cielo, predicar las verdades del reino, estar dispuesto a morir por la causa del evangelio. Imitar a Cristo es vencer la tentación, decirle no al pecado, vivir santamente y obedecer la voluntad de su Padre. ¿Verdad que es difícil imitar a Jesús?
Pablo era un hombre que desde su conversión comenzó a ser un imitador de Cristo, sin duda alguna es uno de los personajes bíblicos en los cuales nos será difícil encontrar errores, ya sea de personalidad o en su vida espiritual. Pablo era un hombre recto que tenía muy claro su llamado y los objetivos en su vida. Es por esa razón que Pablo al llevar una vida intachable en el Señor, con un testimonio integro podía decir con toda solvencia moral y espiritual: “Sed imitadores de mi”.
¿Cuántos de nosotros pudiéramos decir a las ovejas que están bajo nuestro cargo: “Sean imitadores de mi”?, la mayoría de lideres hoy en día se escudan en la excusa de: “no me tomen de ejemplo, tomen de ejemplo a Jesús porque el nunca falla”, y eso es TOTALMENTE CIERTO, pero ¿Por qué Pablo se atrevía a decir: Sed imitadores de mi?
¿Sabes porque?, Porque Pablo sabia donde estaba parado, sabia que su conversión era genuina y que el objetivo de su vida era agradar a su Padre y hacer su voluntad, es ahí en donde eso provocaba en Pablo el hecho de ser un hombre integro e intachable, puesto que los objetivos en la vida nos permiten ya sea ser íntegros o ser mediocres.
Amigo, ya no es tiempo de estarnos excusando en que somos humanos y cometemos errores, eso TODOS los sabemos, nadie lo duda, ¿Porque por un momento meditamos en el hecho de tratar de ser intachables e íntegros en nuestra vida cotidiana?, ¿Por qué mejor no comenzamos a decirle no al pecado?, ¿Por qué no mejor tratamos a toda costa de imitar pero en serio a Cristo?, ¿Eres cristiano no?, Entonces demuéstralo a través de imitar a Cristo pero en TODO.
Te invito a que tomes la determinación de comenzar a vivir una vida santa y agradable delante de Dios, a tratar la manera de ser integro delante de El y por ende lo serás delante de los hombres, para que tengas la solvencia moral y espiritual de decirles a tus ovejas:


“Sean imitadores de mi, como yo lo soy de Cristo”.

domingo, 8 de agosto de 2010

¿De que temeré?

Dios es nuestro amparo y fortaleza,
Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida,
Y se traspasen los montes al corazón del mar;
Aunque bramen y se turben sus aguas,
Y tiemblen los montes a causa de su braveza”. Salmos 46: 1-3
En la vida hay tantas circunstancias que quieren robarnos la paz que Dios ha depositado en nuestro corazones. No podemos evitar que estas cosas vengan a nuestra vida, pero si podemos evitar que estorben nuestro caminar.
Una de las cosas que Dios me ha permitido tener durante mi vida en el Señor es: La fe y la certeza de que El es mi pronto auxilio en la tribulación. Muchas cosas han pasado en mi vida, pero en medio de todo eso siempre he tenido presente de que Dios es quien me protege y que si confió en El, jamás me defraudara.
Por esa razón con convicción y por experiencia propia puedo decirte que no tienes de que temer. Posiblemente estas a travesando tribulaciones terribles, a lo mejor tu animo a menguado y tu comunión con el Señor se ha venido a bajo. Quizá no hallas que hacer y tienes temor de lo que puede ser de ti o de tu familia en los próximos días, pero en esta hora quiero decir que no temas, que no desmayes, que no te des por vencido, que hay un Dios el cual es mi Dios y el tuyo que puede sacarte de cualquier situación en la que puedas estar metido.
El salmista lo reconocía en estos versículos, el decía: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”. Al igual que en el antiguo tiempo, también hoy en día Dios es nuestro ampara, nuestra fortaleza, nuestro pronto auxilio, por tanto, no temas.
Amigo mío, es momento de reflexionar en lo siguiente: ¿Por qué temo si Dios esta conmigo?, ¿Por qué desmayo si Jehová es mi fortaleza?, la teoría ahora ya la sabes, pero para que la Palabra de Dios se haga viva se necesita aplicar la fe en ella. Por esa razón te invito a que te levantes en el Nombre de Jesús, que dejes aun lado el temor que te ha invadido y comiences a creer en que Dios es tu superhéroe, pues el es tu pronto auxilio en la tribulación.


No permitas que el enemigo robe la paz que Dios quiere depositar en tu vida, no permitas que el temor te robe la confianza de que Dios es tu fortaleza. Comienza a practicar la palabra del Señor y comienza a confiar plenamente en El, pues El jamás te defraudara y te lo digo por experiencia propia.

Related Posts with Thumbnails