Sample Text

martes, 2 de marzo de 2010

¿Que es la verdad?


¿Qué es la verdad? Le dijo Pilatos a Jesús: (Juan 18:38) “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al padre, sino por mi” (Juan 14:6). “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). “La gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17b). “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiara a toda la verdad” (Juan 16:13). “Nosotros somos de Dios; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error” (1ª DE Juan 4:6). “Estas palabras son fieles y verdaderas” (Apocalipsis 22:6). En este sistema de tantas mentiras y engaños, aunque también con grandes verdades diluidas entre la corriente humana autosuficientemente mental pero deficiente en lo práctico y efectivo. La verdad que es Jesús y sus palabras; “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63). Estos son versículos sueltos y un hermano deísta diría; ¡un texto fuera de contexto es un pretexto! Los deístas del siglo 18 adoraban a la razón humana. Los deístas bíblicos de hoy adoran a la Biblia. Para ellos Cristo no puede hablar ni darse a conocer fuera de la Biblia. Los deístas bíblicos predican y enseñan Biblia, en ligar de predicar y enseñar a Cristo, sustituyen a Dios por la Biblia. Por favor no me malinterpretéis. Leen: “Mis ovejas oyen a la Biblia, y yo las conozco, y siguen a la Biblia” (Juan 10:27) y oyen a Jesús decir: “Si me fuere, os enviaré un libro perfecto” (Juan 16:7). Cuando dicen; la suficiencia de las escrituras, en realidad lo que dicen es: su propia interpretación de las escrituras. Cada denominación cree que la suya es la correcta y su interpretación de las escrituras, aunque estén hablando de un mismo versículo o pasaje. ¡Verdad! Para él es más importante conocer la Biblia, que experimentar sus verdades. Que me digan a mí que lo que he experimentado y vivido es mentira, no me moverán de las experiencias y vivencias vividas y reales, pero si me pueden mover de algo que no he experimentado por mí mismo, aunque lo haya estudiado, solo hace falta alguien más dotado de estudio y adulador, como un político que mueve a masas de gente. Frase típica del deísta: El mejor intérprete de la Biblia es la Biblia misma, ¿No? ¡Falso! Hace falta algo más que la Biblia misma para interpretarla. El autor de la Biblia es su mejor intérprete. El espíritu Santo. La iluminación del Espíritu es la clave de la interpretación de la Biblia. Ni la educación ni la inteligencia humana pueden penetrar los verdaderos secretos del Reino (Mateo 18:3,4) “Si no os volvéis y os hacéis como niños1ª Corintios 1:18 a 31. Nunca nos habríamos convertido en cristianos sin el ministerio sobrenatural de revelación que lleva a cabo el Espíritu Santo. Por supuesto, podemos construir sistemas teológicos y enseñar algo de sana doctrina sin la ayuda del Espíritu, pero si queremos en verdad encontrarnos con él en las escrituras y comprender sus caminos en los momentos decisivos de nuestra vida, es necesario que él nos las explique personalmente. “les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron” (Lucas 24:31) Dios abrió de forma sobrenatural los ojos de los discípulos para que reconocieran a Jesús. ¡CUIDADO! Cada vez que decimos: “La Biblia dice…” corremos el riesgo de usurpar la autoridad de Dios, si nuestra interpretación o aplicación de la misma es indebida. En lugar de poner la autoridad en algo tan subjetivo como un sueño o una visión, todo lo que habremos hecho es trasferir esa autoridad a NUESTRA PROPIA interpretación, que podría ser tan subjetiva como el sueño o la visión de cualquier otra persona. Thomas Erskine, dice: Hice de la Biblia mi dios y, por tanto, no oía con frecuencia al Dios de la Biblia. Paráfrasis.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sal 10:4 El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos.

Related Posts with Thumbnails