Sample Text

jueves, 9 de julio de 2009

Pobre en espíritu



El pobre en espíritu se refiere a alguien que no es altivo ni orgulloso, sino humilde de corazón. Por tanto, ser pobre en espíritu no tiene nada que ver con pobreza espiritual ni mucho menos con falta de estima y amor propio. Es ese que sabe que no tiene nada bueno, y reconociendo que es pecador, vive quebrantando buscando la gracia de Dios.A los pobres en espíritu, a aquellos que reconocen su pobreza espiritual es que al Señor le plació regalarle el cielo, la excelencia divina, los tesoros escondidos y los secretos muy guardados, pues solo esos tienen la sabiduría de administrarlos, porque dependen de la gracia de Dios. Por eso, siendo pobres son ricos, siendo sufridos son bienaventurados, y viviendo quebrantados son vivificados.Mateo 5:3“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” Isaías 66:2“Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra” Isaías 57:15 “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados” Eclesiastés 7:8 “Mejor es el fin del negocio que su principio; mejor es el sufrido de espíritu que el altivo de espíritu” Proverbios 29:23“La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra” Salmos 34:18 “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu”

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sal 10:4 El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos.

Related Posts with Thumbnails